Bajar es lo peor 

Mariana Enríquez

Se trata de una crónica y de una crónica tal como nos lo dijo el gran Gabriel García Márquez, una crónica de una muerte anunciada. En Bajar es lo peor presientes la tragedia desde el inicio. Alguien va a morir. Ya está muerto. Está muriendo. Y con cada página leída la profecía se cumple y además, se hace más densa, extiende sus tentáculos y arrastra consigo otros personajes. Si hubiéramos visto a Facundo en el bar. Si luego de que la noche susurrara lo que suele decir solo a aquellos que permanecen lo suficientemente despiertos, hubiéramos esperado y sopesado sus palabras. Hasta que echaran raíces. Entonces, los ojos de Facundo nos hubieran devorado y sería menos fácil caer en el juicio pronto hacia Carolina y Narval, entre todos los otros amantes que sucumbieron. Es la historia de la locura, desde la locura, una historia del delirio, desde el delirio, una historia del abismo, desde el salto al vacío, del placer, desde el gemido. Facundo, un joven hermoso que ha crecido en la prostitución. A salvo del amor, pero amado, con obsesión, por aquellos que se le acercan. La ebriedad parece un requisito para adentrarse en el mundo que nos habita, lleno de vida, muerte, divinidad y demonios, pero no solamente la ebriedad, sino también la droga, que altera la fuerza de gravedad y arrastra a los personajes escalón tras escalón a sus sótanos y eso es lo peor, sí, bajar. Sentir la presión de las profundidades que también somos y tener cada vez menos fuerzas para regresar a la superficie y respirar, cada vez más deseos de ese abajo, de eso peor, de eso que tiene tantos nombres, pero que la mayoría prefiere no llamar, no bautizar para no familiarizarse. En esta novela no solo se refleja este vínculo, sino que se celebra.

Escena 1
Las calles de un lugar en Argentina. Un bar en el que trabaja un joven, junto a otros protegidos por un proxeneta al que le toman cariño. En el mundo de los bares no hay reglas que el dinero no pueda comprar, sin embargo, existen ciertos códigos por los que muchos están dispuestos a morir o a recibir una paliza.
Escena 2
Familias rotas cuyas grietas han sido usadas por jóvenes y no tanto par abrirse paso como han podido para no morir asfixiados bajo el peso contundente del fracaso como sociedad, familias y muchos otros factores. Los jóvenes son víctimas, pero se resisten a ser tratados así, de hecho luchan como pueden.
Escena 3
El fin justifica los medios. Constantemente miran el fin, el abismo, ese abajo, eso lo peor y se zambullen con un deleite que no ignora su dolor, su angustia, su tristeza, no, no lo ignoran, solo que dejan de mirarlo un instante, pero luego de ese instante e incluso durante el mismo uno de ellos es visitado por fantasmas cada vez más reales.

Recuerda compartir y cuéntame si ya has leído algún libro de Mariana Enriquez.

Compartir en facebook
Facebook

Deja una respuesta

Documentales

Stephen King

Se ganó el favor de la crítica con su primera novela, Carrie (1974), a la que seguirían El resplandor (1977), que le valió un gran prestigio internacional, It (Eso, 1986), Misery (1987) e Insomnio (1994), por mencionar sólo algunos de sus mayores éxitos.

Fuente:
biografiasyvidascom

Leer más »
Reseñas

El cuaderno rojo

El cuaderno rojo  Paul Auster A partir de la pandemia, el caos, la información, desinformación, miedo y todo lo que se convirtió en esta amenaza

Leer más »